La Quebrada de los Cuervos es un accidente geográfico en forma de garganta, situada a 45 km de la ciudad de Treinta y Tres, en la 4ª sección judicial de ese departamento. Su topografía serrana de rocas metamórficas, presenta alturas de hasta 300 metros sobre el nivel del mar. Su nombre proviene de la presencia abundante del cuervo de cabeza roja (Cathartes aura ruficollis).

Se accede por ruta 8 a la altura del Km. 306,700. Se ingresa por un camino vecinal de balastro de 24 km hacia el oeste.

Inicialmente este parque de 365 ha fue donado en el año 1944 por el Dr. Francisco Nicasio Oliveres, a la Intendencia Municipal de Treinta y Tres. Durante largo tiempo fue preservado por vecinos de la zona en su estado original: una quebrada agreste y extremadamente de difícil acceso, por lo cual permanecía casi desconocida. El 21 de agosto de 1986, el Intendente Municipal Sr. Wilson Elso Goñi, reconoció a la Quebrada de los Cuervos como Área Natural Protegida por decreto municipal No.1824/1986, siendo la primera en su tipo en Uruguay. A partir de dicha fecha, la tenencia del parque está bajo la responsabilidad del Gobierno Municipal. En 1994 fueron detectadas 100 especies de aves, 20 de mamíferos, 18 de anfibios y 20 de peces, además se constató que de las 224 especies de flora arbórea autóctona, 87 habitan en esta Quebrada, además de 23 especies de helechos.

La Quebrada de los Cuervos siendo pionera en protección ecológica, ha sido reconocida el 29 de septiembre de 2008 por el gobierno uruguayo como "paisaje protegido" por decreto Nº 462/008, pasando a tener a fines de 2008 un total de 4.413 hás e incluyéndose en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP). Actualmente cuenta con servicios al visitante, como cabañas, camping en zonas preestablecidas, parrilleros, servicios de telecomunicaciones, servicios higiénicos, guardaparques, visitas guiadas, atención de primeros auxilios, entre otros. Además puede contratarse una excursión pre coordinada desde la Intendencia Municipal de Treinta y Tres, con un guía especializado en ecoturismo.

La vegetación presente en la parte alta cuenta con una vasta cantidad de pajonales y ciperáceas, encontrándose generalmente pajas bravas (Panicum prionitis), pajas mansas (Paspalum spp.) y pajas estrelladoras (Erianthus spp.), así como el canutillo (Andropogon lateralis), y diversos tipos de gramíneas autóctonas, así como árboles y arbustos del tipo de monte serrano. Más cerca del cauce del arroyo se encuentran especies arbóreas del tipo de monte de quebrada, palmeras, trepadoras, lianas, helechos e incluso algunos tipos de cactus en las zonas pedregosas. Cabe destacar la gran presencia de la Ilex paraguariensis, o Yerba Mate.

En la Quebrada de los Cuervos pueden encontrarse diversos tipos de aves, mamíferos, arácnidos, insectos, y reptiles, muchos de estos ponzoñosos. Entre estos, las especies más conocidas son la culebra de Almada (Liophis almadensis), la Seriema (Cariama cristata), el Dragón (Xanthopsar flavus), y el Tamanduá (Tamandua tetradactyla).

En una zona de sierras de relieve fuertemente ondulado a quebrado de colinas y lomas, se encuentra una garganta abierta creada por el entalle profundo a causa de las aguas del arroyo Yerbal Chico en su recorrido entre los cerros. Esto se debe a la erosión regresiva acuática relacionada con la presencia cercana de una fosa subsidente (zona de hundimiento), durante la mayor parte del Terciario: la fosa tectónica de la Laguna Merín. Posee una variación de nivel mayor a los 100 metros de altura en algunas zonas, dado que su punto más alto se ubica en el área del mirador, alcanzando unos 270 a 300 metros sobre el nivel del mar, siendo su punto más bajo el cauce del arroyo a una altura de 150 metros sobre el nivel del mar, con pendientes de variables entre 5-10% hasta 20-30%.

Esto crea un microclima de tipo sub-tropical contrastante con el de serranías y penillanuras del entorno. Esta variación de clima alberga una fauna y flora particular en un entorno paisajístico único en el Uruguay. También se destacan las características aguas del arroyo Yerbal Chico, que al correr sobre un lecho de piedras y arenas finas se tornan altamente cristalinas de tipo hipotermal, y totalmente potables. Entre los tipos de rocas se encuentran al este metamórficas cristalizadas durante el denominado ciclo joven de 700 millones de años: cuarcitas, gneises, micaesquistos, calizas y otras rocas análogas; hacia el oeste los granitos, migmatitas, gneises y cuarcitas formadas durante el ciclo orogénico antiguo de 1.800 a 2.000 millones de años.

Galeria fotográfica de Treinta y Tres

treinta_tres
treinta_tres
treinta_tres
treinta_tres
treinta_tres
treinta_tres
treinta_tres
treinta_tres
Text Size

Búsqueda

Mapa de Treinta y Tres

RedTV-Banner RedTV