Mediante ley del 5 de julio de 1853, la sociedad “Progreso”de Jaime Castells fue autorizada por el gobierno a la utilización de un salto de agua en el arroyo de las Víboras. El arroyo Víboras, en Colonia, nace en la cuchilla de San Salvador. Recibe los aportes de los arroyos Chileno, de las Flores y Polanco, y es eje de una de las varias sucesivas cuencas que vierten al Río de la Plata. 

Próximo a la Capilla Narbona, a diez kilómetros de Carmelo, Don Jaime Castells hizo construir entonces sobre la margen derecha del arroyo un molino hidráulico con capacidad para moler hasta un máximo de 35 fanegas por día. 

Al año siguiente, se autorizó a la misma sociedad la construcción de un camino (actual ruta 21) entre Nueva Palmira y Carmelo. El puente Castells, conocido también como Camacho, pues ese era el apellido del propietario de dichas tierras, debería financiarse a través del cobro de “portazgo” por la misma sociedad “Progreso”. 

En este lugar se cobró por primera vez el peaje en territorio nacional. Una leyenda dice que en uno de sus muros fueron colocadas las herramientas utilizadas durante la construcción y que allí estarían hasta hoy. 

El puente ha resistido siglo y medio el embate de las crecientes y el cada vez mayor tránsito pesado con sólo algunos problemas de socavación. Tiene cinco arcos de piedra, lo que lo hace pionero en el país en dicho estilo de construcción, y fue abierto a la circulación en 1858, en el mismo año en el que se inauguró el molino.

El molino, que se alimentaba desde un sólido embalse de piedra que contenía al arroyo y a través de su correspondiente canal, no funcionó durante demasiado tiempo. Pero más allá de no haber alcanzado un éxito comercial, los gruesísimos muros de la vieja edificación coronada por tejas musleras son más que sugestivos. 

La estancia de Narbona es el edificio más antiguo del Uruguay, que se conserva en sus lineamientos originales. Edificado entre 1732 y 1738 aproximadamente, por el aragonés Juan de Narbona en la rinconada que conforman el arroyo de las Víboras y los primeros kilómetros del Río de la Plata. 

Narbona, era un hombre de negocios y maestro de obras en Buenos Aires. En la capital porteña construyó, entre otros edificios de gran porte, el Monasterio de la Recoleta y el Templo de las Catalinas.

Tanto la casona de la estancia como el oratorio que allí está erigido representan verdaderas reliquias por sus bóvedas, gruesas paredes, tejas y grandes habitaciones. La edificación de Narbona es representativa del estilo colonial del siglo XVIII. 

La capilla (oratorio) estuvo consagrada a la Inmaculada Concepción. Las construcciones de Narbona pertenecen al Estado desde 1951.

 

Galeria fotográfica de Colonia

colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
Text Size

Búsqueda

Mapa de Colonia

RedTV-Banner RedTV