Cuando en 1907, desde un globo llamado "El Pampero" Aarón de Anchorena sobrevolaba los campos que baña el Río de la Plata sobre la costa de Colonia a la altura de la desembocadura del Río San Juan, quedó maravillado y quiso comprar dichas tierras, sin poder entonces concretar su deseo. Era joven y aventurero. Había nacido el 5 de noviembre de 1877; viajaba a Europa, Asia y el mundo. Su barco se llamaba "El Pampa"; mares y tierras no tenían límite para sus visiones que se alimentaban de otras construcciones que el hombre podía agregar a la naturaleza. 

Fue su madre quien le compró, como adelanto de herencia, 11.000 hectáreas de campo en la costa de Colonia. Aarón de Anchorena convirtió las ásperas y peladas barrancas del Río de la Plata en bosques de árboles donde las especies exóticas y nativas conviven para formar un arboreto de características excepcionales. La confluencia de los ríos San Juan y de la Plata, la vegetación natural y los parques, las construcciones y el espíritu de respeto y libertad que Aarón de Anchorena impuso en sus tierras perduran hasta hoy.

De estos campos que Aarón sembró y pobló, le quedaban 4.700 hectáreas cuando murió el 24 de febrero de 1965. Y conforme a su testamento, hecho en 1963, fueron beneficiados su ahijado Juan de Anchorena, su sobrino Ortiz Basualdo y el gobierno uruguayo, con la donación de 1.370 hectáreas que rodean la que fue su casa y contienen el segundo arboreto del país. En su testamento se establece que el parque pasaría a ser Propiedad del Estado Uruguayo, siempre que se acatara su voluntad de ser sepultado en su estancia y que en determinado período se destinara a Parque Público; de no cumplirse con sus deseos, quedaría en poder de sus familiares. El gobierno uruguayo lo aceptó en 1968.

El parque se encuentra ubicado en la costa platense del Departamento de Colonia, en el paraje conocido como "Barra de San Juan", a 30 kms de la ciudad de Colonia, su camino de acceso se encuentra en el km.198 de la Ruta Nº21 y a partir de allí 10km de camino asfaltado nos llevan hasta en Centro de Visitantes.

El lugar es imponente en su belleza, con su enorme masa arbórea cruzada por avenidas, calles y sendas. Sus bosques exóticos con más de 150 especies arbóreas, entre los que se destacan robles, alcornoques, arces japoneses y decenas de variedades de eucalíptus traídos personalmente desde Australia por Anchorena. Sobre el Río San Juan se desarrollan las especies típicas de nuestro monte ribereño como ceibos, arrayanes, chal-chales, mataojos, lapachos, etc. Como ocurre con la flora, coexisten en el parque especies de fauna autóctona y exóticas.

A fines de la década del 20, Anchorena introdujo por primera vez en el Uruguay el ciervo axis, originario de la India, considerado uno de los cérvidos más hermosos del mundo. Hoy es posible visualizar manadas numerosas constituyendo uno de los mayores atractivos para los visitantes. Es posible además, comprobar la presencia de numerosos jabalíes, descendientes de los primeros 500 traídos desde el Cáucaso. 

Con respecto a la fauna indígena se cuenta con más de 75 especies, entre ellas cisnes de cuello negro, patos, carpinteros, cardenales, picaflores, zorzales, etc. Existen además, una población abundante de mamíferos como carpinchos, zorros de monte, comadrejas, nutrias, etc. La fauna ictícola es rica en especies como bogas, sábalos, bagres amarillos, pejerreyes y tarariras entre otras.

Entre sus construcciones se destacan la Residencia Presidencial, la Capilla, la Capatacia, la antigua caballeriza reciclada en la actualidad para cumplir funciones como Centro de Visitantes y en manera muy especial su imponente Torre, construida por Anchorena en homenaje a Sebastián Gaboto. Su elegante cúpula se eleva a 75 metros sobre el nivel del mar y fue totalmente construida con piedra extraída de los alrededores, dominándose desde sus alturas, una vasta extensión de tierra y mar, alcanzándose a ver la ciudad de Buenos Aires. Puede ser ascendida recorriendo sus 320 escalones, como parte del recorrido turístico del Parque. En la misma se encuentra un pequeño museo, en donde se exhiben interesantes objetos encontrados en las excavaciones para construir los cimientos del admirable edificio. En el lado opuesto a la entrada a la torre yacen los restos de Don Anchorena.

Entre 1.200 y 1.300 personas visitan mensualmente el Parque Anchorena. En el año 2000 se registraron 18.000 visitantes. No es solamente un lugar turístico, sino educativo y cultural. Hay visitas guiadas a las 10 y a las 14hs. 

Más de mil ciervos axis, traídos por Aarón de Anchorena de la India, corren libremente por el parque y las ovejas pastan hoy en los campos, que fueron transformados por la mano del hombre, cuando Anchorena encomendó su diseño al paisajista alemán Germán Bottrich, en la década del 20.

La primera casa de Anchorena - se conserva intacta. Es de material con techo de zinc, la típica casa de campo criolla, con las ventanas en hilera, llegando al piso, bajo el alero que recorre toda su longitud. A pocos metros está el vivero donde todavía se hacen las plantas para la reforestación y para mantener el jardín; junto a éste, la antigua jaula donde Anchorena tenía los monos. Pero también traía canguros, búfalos y faisanes, de sus recorridos por el mundo. Estos animales se extinguieron y hoy sólo quedan los ciervos de la India, perfectamente adaptados al lugar. 

El Parque Anchorena - está abierto al público en forma organizada desde su habilitación el 17 de noviembre de 1990.

Se realiza en este lugar un Servicio de Interpretación de la Naturaleza, con la modalidad de visitas guiadas. Estas comienzan en el Centro de Visitantes con una introducción explicativa donde la guía se refiere a la parte histórica, valores y cuidados del área. Luego comienza la recorrida que se realiza por cada visitante en su propio vehículo (autos particulares u ómnibus). 

El recorrido completo dura unas 2 horas aproximadamente; se recorren alrededor de 12 kilómetros y consta de 4 paradas en puntos estratégicos, como son: la costa del Río de la Plata, la Playa de la Negra, la Torre de Gaboto y el Muelle sobre el Río San Juan, dependiendo del estado del tiempo. Una vez finalizada la actividad en el Centro de Visitantes se ofrece un audiovisual opcional como conclusión del recorrido. 

El Parque Anchorena se destaca por ser uno de los arboretos más importantes del país, con un atractivo diseño paisajístico, sumado a la riqueza histórica, arqueológica, geográfica, paleontológica, arquitectónica y su fauna.

Galeria fotográfica de Colonia

colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
colonia
Text Size

Búsqueda

Mapa de Colonia

RedTV-Banner RedTV